Kids Talk About God

DevotionalBible Lesson

Spiritual Reading

¿Por qué Jesús dijo: «Yo soy el pan de la vida»? (Part 1 of 2)

«¡Jesús quiso decir que, si crees en Él, no tendrás hambre espiritual!», explica Megan, de 11 años.

Todo el mundo ama la buena comida, aunque a muchos de nosotros nos iría mejor si la amaramos menos. Es tan fácil satisfacer el apetito de nuestros estómagos mientras descuidamos el hambre en nuestras almas. Cuando nos conformamos con el caramelo de algodón espiritual del mundo del entretenimiento, nos sentimos vacíos e inquietos.

Una versión moderna de la declaración de Jesús «El hombre no puede vivir solo de pan» podría ser: «El hombre no puede vivir solo de televisión». El estadounidense promedio consume más de cuatro horas de televisión todos los días. No es realista esperar una comida de carne y huevos espiritual el domingo por la mañana para compensar con 28 horas de comida chatarra espiritual el resto de la semana.

«Nunca pasarás hambre» es lo que Jesús quiso decir, dice Kristen, 6 años. «Jesús dio comida a todos», agrega Austin, de 7. El día antes de que Jesús dijera: «Yo soy el pan de la vida», el multiplicó cinco panes y dos peces para alimentar a 5.000 personas. Al día siguiente, algunas de estas personas buscaron a Jesús.

«No trabajes por la comida que perece», les dijo Jesús, «sino por la comida que dura para vida eterna», Juan 6:27.

Algunos de los discípulos de Jesús pensaron que tenían que ganarse lo que Jesús quería que recibieran como un regalo solo por fe. «¿Qué haremos para que podamos hacer las obras de Dios?» ellos preguntaron.

«Esta es la obra de Dios, que creáis en Aquel a quien envió», respondió Jesús, refiriéndose a él mismo.

Estaban ansiosos por recibir más pan para llenar sus estómagos y se ofendieron cuando Jesús dijo: «El pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo», Juan 6:51.

«¿Cómo puede este hombre darnos su carne para comer?» preguntaron entre ellos. Más tarde, dijeron: «Este es un dicho difícil, ¿quién lo puede entender?» y muchos se marcharon. (Juan 6: 60,66)

Jesús nunca leyó «Cómo ganar amigos e influenciar a las personas». De hecho, tanta gente se fue que Jesús le preguntó a sus 12 discípulos: «¿Quieren también irse?».

La respuesta inmortal del apóstol Pedro fue: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes las palabras de la vida eterna».

Todos los días, muchas voces hacen nos hablan. Solo una tiene las palabras de la vida. «No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios», Mateo 4:4.

«Creo que Jesús quiso decir que Él era la vida y que la única manera de llegar al cielo y tener la vida eterna es a través de Él», dice Amanda, de edad 11. «Tienes que tener comida para vivir, y tienes que tener a Jesús para tener vida eterna».

El pan, en el momento del ministerio de Jesús, era el alimento esencial para sostener la vida. La sustancia blanca que llamamos pan probablemente no podría sustentar a una rata. Si alguna vez viajas a Europa del Este, conocerás lo que es pan de verdad.

Para aquellos cansados ​​de comer chatarra espiritual, intenta comenzar el día con un festín con Jesús, el pan de la vida.

«La fuente de la vida es Jesús, el Cristo», asegura Dana, 10 años.

Medita: La gente a menudo piensa en la vida eterna solo como si viviera para siempre, pero es más que eso. La vida eterna es una persona: Jesús.

Memoriza: «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado», Juan 17: 3.

Pregúntate: ¿Estás relacionado con la fuente de la vida? ¿Vive Jesús en ti?

_____________

The Kids Talk About God website contains free, online content for children and families. See the Kid TV Interviews. Print free lessons from the “Kids Color Me Bible” and make your own book. Let a 12-year-old boy take you on a missionary safari through the Mission Explorers Kenya for Kids documentary with curriculum. Print Scripture verses illustrated by child artists. Receive a complimentary, weekly e-mail subscription to our Devotional Bible Lessons.

Bible quotations are from the New King James Version, unless otherwise noted.

Copyright 2013 Carey Kinsolving

share on facebookshare on twitter