Kids Talk About God

DevotionalBible Lesson

Spiritual Reading

¿Cómo es el cielo? (Parte 2 de 3)

«¡Creo que el cielo es al menos un millón de veces mejor que el mejor crucero del mundo!», dice Zachary, de 9 años.

En lo profundo de nuestros corazones, sabemos que hay un lugar perfecto. Todos tienen un sentido de belleza y un anhelo de regresar al paraíso. Los cruceros ofrecen una pequeña muestra del paraíso.

El problema con el crucero perfecto es que llevamos nuestras imperfecciones con nosotros. Cuando viajemos al cielo, nos alegraremos de que nuestro equipaje no haya realizado la transferencia.

«No habrá pecado en el cielo. Puedes pedirle a Jesús todo lo que quieras, y él no se enojará», dice Abby, con 8 años.

En realidad, nadie se molestará en el cielo. Eso es parte del equipaje que dejaremos atrás.

«Creo que el cielo será pacífico», dice Mackenzie, de 8 años. «Nunca volveremos a ver la oscuridad. Además, nunca pelearemos, y todos serán felices. Nadie estará débil ni cansado, ni siquiera los abuelos. ¡Veremos a Jesús!».

Sí, el cielo será pacífico porque el Príncipe de Paz reinará y gobernará sobre su dominio legítimo y en los corazones de su pueblo. La verdadera paz es una condición del corazón. Las personas que no hacen las paces con Dios siempre estarán inquietas.

Mackenzie también mencionó que la oscuridad tomará vacaciones permanentes. ¿Por qué? Jesús será la luz de la Nueva Jerusalén. El sol nunca se pondrá en su gloria. La luz del Hijo reemplazará a la luz del sol (Apocalipsis 21:23).

«El cielo no se parece en nada a la Tierra», dice Claire, de 10 años. «No hay sueños espeluznantes, ni tormentas eléctricas ni matones. Imagino calles de oro, un hermoso paisaje, montañas altas y valles verdes frescos».

La gracia de Dios es tan abrumadora que puede transformar a los matones. Incluso los matones más duros que logran vislumbrar el poder de Dios pueden humillarse ante él y comenzar a tratar a las personas con respeto.

Cuando murió el monopolista petrolero americano John D. Rockefeller, alguien le preguntó a su contable cuánto había dejado. «Todo», contestó.

Al morir, toda la riqueza y el poder acumulados en la tierra se quedan atrás en un momento. Cuando Jesús dijo que el primero será el último, y el último será primero en su reino, no estaba bromeando. Parte de la gloria del cielo será la prominencia de los cristianos que vivieron sus vidas a la luz de las recompensas del cielo.

La Biblia dice que Moisés, quien fue criado como un príncipe egipcio, prefirió «sufrir con el pueblo de Dios que disfrutar los placeres pasajeros del pecado» porque valoraba los tesoros en el cielo más que los tesoros en Egipto (Hebreos 11: 25- 26).

Todos llegan al cielo de la misma manera: solo la fe en Cristo. La vida eterna es un obsequio, pero se obtienen recompensas. Lo que Moisés vio de las recompensas del cielo sobrepasaba la gloria de cualquier cosa que el Faraón pudiera ofrecer.

Creo que Ana, de 9 años, ha visto algo de las glorias del cielo cuando dice: «El cielo será como el sueño que siempre quise soñar. Las calles estarán pavimentadas de oro. Veré a mi abuelo correr, feliz y joven. Pequeños ángeles jugarán en los campos. Las puertas estarán hechas de perlas.

«Nunca tendrás que preocuparte por las caries o lo que comes. Tal vez el castillo de Dios estará hecho de diminutos capullos de rosa. No habrá oscuridad. Todas las casas estarán hechas de diamantes que brillan. No de madera, sino de girasoles. Hay flores por todas partes, algunas que has visto y otras que nunca has visto».

____________

The Kids Talk About God website contains free, online content for children and families. See the Kid TV Interviews. Print free lessons from the «Kids Color Me Bible» and make your own book. Let a 12-year-old boy take you on a missionary safari through the Mission Explorers Kenya for Kids documentary with curriculum. Print Scripture verses illustrated by child artists. Receive a complimentary, weekly e-mail subscription to our Devotional Bible Lessons.

Bible quotations are from the New King James Version, unless otherwise noted.

COPYRIGHT 2013 CAREY KINSOLVING

share on facebookshare on twitter