Kids Talk About God

DevotionalBible Lesson

Spiritual Reading

¿Cómo podemos saber si alguien es un verdadero maestro de Dios? (Juan 7: 14-24)

«Al comer una fruta, piense en la persona que plantó el árbol», dice un antiguo proverbio vietnamita.

Los buenos maestros son como los que plantan árboles frutales. El Salmo 1 dice que una persona sabia, que medita en la Palabra de Dios día y noche, es como un árbol plantado por ríos de agua que produce fruto en su estación.

«Los maestros de Dios hablan por Dios y no por ellos mismos», dice Emily, de 12 años. «Obtienen todas sus enseñanzas de la Biblia y nada más. La única razón por la que enseñan es para la gloria de Dios».

Jesús enseñó solo lo que escuchó de su Padre. Sus seguidores lo llamaron Rabino, un título de dignidad otorgado por los judíos a sus doctores de la ley y sus distinguidos maestros. Los enemigos de Jesús lo llamaron demonio poseído y trataron de matarlo.

Jesús advirtió sobre los falsos maestros cuando dijo: » Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces”, Mateo 7: 15-16ª, NVI.

«Entonces, si alguien dice: ‘Una vez que hagas 20 buenas obras, irás al cielo cuando mueras’, y eso no es lo que dice la Biblia, entonces no es un verdadero maestro de Dios», dice Andrea, de 11.

El tipo de enseñanza o predicación que aboga por las buenas obras como el camino al cielo atrae a nuestro ego. Se siente bien, pero es mortal. Se glorifica a sí mismo en lugar de a Dios.

El evangelio de la gracia por el cual Jesús murió en una cruz para pagar la pena por nuestros pecados muestra las profundidades a las que hemos caído. El hecho de que Dios tuvo que ejercer medidas tan extremas para hacer posible nuestra salvación es un duro golpe para nuestro ego. Muestra que no podemos salvarnos a nosotros mismos. Necesitamos un salvador. Debemos confiar en Cristo y su obra en la cruz, no en nosotros mismos ni en nada que podamos hacer (Efesios 2: 8-9).

El apóstol Pablo reservó una maldición especial para aquellos que enseñan un evangelio falso: “Pero aún si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición!”, Gálatas 1:8.

Sí, hay una maldición especial para aquellos que enseñan otra forma de salvación o una enseñanza mixta como Cristo más nuestras buenas obras, penitencia, etc. Si hay algo que quieres evitar a toda costa, es estar bajo la maldición de Dios. La vida es demasiado corta para que Dios se oponga a ti.

Los que enseñan la Palabra de Dios tienen una mayor responsabilidad. Dios los hará responsables. “Hermanos míos, no pretendan muchos de ustedes ser maestros, pues, como saben, seremos juzgados con más severidad”, Santiago 3: 1.

El primer orden del día al decidir si alguien es un verdadero maestro de Dios es descubrir lo que enseñan sobre la persona de Jesucristo. El apóstol Juan dice que esta es la primera prioridad.

“En esto pueden discernir quién tiene el Espíritu de Dios: todo profeta que reconoce que Jesucristo ha venido en cuerpo humano, es de Dios; todo profeta que no reconoce a Jesús no es de Dios sino del anticristo,» 1 Juan 4: 2-3a.

Medita: Si Jesús es tanto Dios como hombre en una persona y la salvación es por gracia solo a través de la fe en Cristo, son dos cuestiones esenciales que a menudo separarán a los verdaderos maestros de Dios de los falsos.

Memoriza: 1 Juan 4: 2-3a

Pregúntate: ¿Estás escuchando la verdadera enseñanza de la Biblia?

_________________

The Kids Talk About God website contains free, online content for children and families. See the Kid TV Interviews. Print free lessons from the “Kids Color Me Bible” and make your own book. Let a 12-year-old boy take you on a missionary safari through the Mission Explorers Kenya for Kids documentary with curriculum. Print Scripture verses illustrated by child artists. Receive a complimentary, weekly e-mail subscription to our Devotional Bible Lessons.

Bible quotations are from the New King James Version, unless otherwise noted.

COPYRIGHT 2017 CAREY KINSOLVING

share on facebookshare on twitter