Kids Talk About God

DevotionalBible Lesson

Spiritual Reading

¿Cómo puedo recordar que la vida se trata de vivir para Dios? (Parte 1 de 2)

«Puedo recordar que la vida se trata de vivir para Dios haciendo mi cama», dice Kevin, de 5 años.

Vivir para Dios es emocionante cuando pensamos en Moisés levantando su bastón para ver a Dios separar el Mar Rojo o a Elías viendo fuego descender del cielo para consumir la ofrenda que preparó en un duelo con los malvados profetas de Baal. Sin embargo, casi nadie piensa en hacer la cama como parte de vivir para Dios. Parece muy ordinario.

Olvidamos tan fácilmente que el Dios que nos creó y el universo en el que vivimos vino a nosotros con la humildad de un bebé nacido en un pesebre.

«Leo la Biblia todos los días», dice Cole, de 10. «Siento que Dios me está hablando de una manera diferente cada vez».

Vivir para Dios comienza con escuchar de Dios. Una de las principales formas en que Dios se comunica con su pueblo es a través de la lectura de la Biblia y la meditación. Dios ha dado a conocer su voluntad en declaraciones objetivas y proposicionales. No nos dejó adivinando sobre los componentes principales de su testamento.

La declaración bíblica de la proposición más famosa de Dios es Juan 3:16: «Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna».

Sabemos por esta y otras declaraciones bíblicas que la vida eterna es un regalo para ser recibido solo por la fe solo en Cristo, no es una recompensa que ganar, como la mayoría de la gente supone.

«Antes de actuar en recitales de baile, siempre digo un verso:» Puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece «, asegura Courtney, también de 10 años.

Courtney ese es un maravilloso ejemplo de dejar que Dios hable a través de la Biblia en un momento de necesidad. Filipenses 4:13 ha proporcionado mucha seguridad a muchos cristianos. Nuestra debilidad realizada brinda una oportunidad para que Dios manifieste su gracia y poder.

«Puedo vivir para Dios leyendo, deletreando y haciendo matemáticas», indica Madison, de 6 años.

Tendemos a separar las actividades entre seculares y espirituales. Pero cuando dejamos que Dios hable a través de la Biblia, no vemos esta división. El apóstol Pablo escribió: «Y hagas lo que hagas, hazlo de todo corazón, como para el Señor y no para los hombres» (Colosenses 3:23).

Toda la vida se puede vivir para glorificar a Dios. Si tienes que hacer matemáticas, entonces hazlas como parte de tu servicio a Dios. Incluso si no te gusta un tema, tu actitud cambiará cuando comiences a leer, escribir y hacer matemáticas como un servicio a Dios. Él recompensará tu actitud y esfuerzos. No siempre puedes controlar tus circunstancias, pero siempre puedes controlar tu actitud.

Sobre la actitud, el maestro de Biblia Chuck Swindoll dice: “Es más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que los éxitos, que lo que la gente piensa, dice o hace. Estoy convencido de que la vida es el 10 por ciento de lo que me pasa y el 90 por ciento de cómo yo reacciono”.

Medita: Somos personas redimidas en este mundo para dejar que la luz de Dios brille a través de nosotros, toda la vida es una oportunidad para que el amor de Dios fluya a través de nosotros para ayudar a los necesitados y brindarles las buenas nuevas de la salvación de Dios.

Memoriza: Colosenses 3:23

Pregúntate: ¿Cuáles son algunas cosas prácticas que puedo hacer para recordarme a mí mismo que Dios quiere vivir su vida a través de mí?
_________________

The Kids Talk About God website contains free, online content for children and families. See the Kid TV Interviews. Print free lessons from the «Kids Color Me Bible» and make your own book. Let a 12-year-old boy take you on a missionary safari through the Mission Explorers Kenya for Kids documentary with curriculum. Print Scripture verses illustrated by child artists. Receive a complimentary, weekly e-mail subscription to our Devotional Bible Lessons.

Bible quotations are from the New King James Version, unless otherwise noted.

COPYRIGHT 2016 CAREY KINSOLVING

share on facebookshare on twitter